Rio Escudo, 4 Bajo 39540 San Vicente de la Barquera - Cantabria

Actualidad

23/02/2017

Diferencias entre cemento y hormigón

Diferencias entre cemento y hormigón

Como expertos en estructuras de hormigón en Asturias queremos aprovechar este post para ver las diferencias entre este y el cemento. A pesar de que creas que lo tienes claro, puede existir algún matiz que se te escape.


A modo de resumen, la diferencia principal entre el hormigón y el cemento es que el segundo es un componente del primero. El hormigón es un material compuesto de agua, cemento y demás componentes. Por otro lado, el cemento es un polvo muy fino compuesto de caliza (carbonato cálcico) y otros minerales para poder absorber el agua y actuar como aglomerante de los agregados del hormigón (grava, gravilla, arena). En Grupo Bederna te recordamos que el mortero es la mezcla de agua, cemento y arena. No lleva más añadidos. 


Otra diferencia es que el cemento puede usarse como material de construcción por sí sólo. En cambio, no podemos preparar hormigón sin echar mano del cemento. Como decíamos antes, el cemento se fabrica con caliza, arcilla, hierro y otros minerales. Con la mezcla obtenemos un producto denominado Clinker que se muele con el yeso para obtener un polvo de color gris muy fino. Lo obtenido no es otra cosa que el cemento. Como profesionales de las estructuras de hormigón en Asturias te recordamos además que, al mezclar el cemento con el agua obtenemos una pasta maleable. Como te puedes imaginar, en el mercado existen varios tipos de cementos. El más habitual es el Portland. Por su parte, el hormigón usa al cemento como material de unión de los materiales que lo conforman. Los agregados más comunes son la piedra triturada, la roca y la arena. El cemento suele representar entre el 10 y el 15% del volumen del hormigón aunque la proporción exacta varía en función del tipo de hormigón que se esté preparando y de su finalidad.