Hoy día las estructuras de hormigón en Asturias o elementos sustentantes de las cargas de un edificio se hacen en la mayoría de los casos de hormigón armado debido al excelente comportamiento de este material.

En casas de hasta cuatro plantas, la estructura, según los expertos en estructuras de hormigón en Asturias, puede hacerse también mixta. Es decir, el cierre de fachadas puede ser a la vez sustentante de cargas, dejando el hormigón armado para la estructura interior de zapatas, postes, vigas y forjados. Este tipo de estructura es más económica para la construcción de casas pequeñas, especialmente chalets, disponiendo para el cierre de fachadas de ladrillo hueco o macizo de tipo normal o cara vista.

En estos casos, en la coronación de cada fachada de planta hay que disponer de un zuncho o viga corrida perimetral, con base en el muro de ladrillo y con hierros interiores y una altura de 20 cm para atado del perímetro, sobre la que descansará la placa o forjado de la planta siguiente.

En edificios de pocas plantas, la estructura puede hacerse también de hormigón, totalmente independiente, siendo en este caso las fachadas únicamente de cierre, sin cargas.

En edificios de altura, lo normal es la estructura completamente de hormigón armado, como si se tratara del esqueleto de la casa.

Cuando el edificio tiene más de diez plantas, se recurre a estructuras metálicas para que los postes de las plantas inferiores no sean demasiado gruesos si se hacen de hormigón armado. Estas estructuras son preparadas en el taller y los montadores van armándolas por piezas unidas por soldadura eléctrica.

Pero, en todos los casos, desde casas pequeñas a grandes edificios, en Grupo Bederna aconsejamos que la cimentación o elementos de obra que transmitan la carga se hagan siempre de hormigón armado mediante la disposición de anclajes metálicos.